Autorizacion judicial y maternidad subrogada

No se requiere autorizacion judicial previa

10/07/2017 - 14:48Clarin.com Sociedad
Viedma

Maternidad subrogada: fallo de la Justicia a favor de una pareja gay
Harán una fertilización in vitro y una amiga será la gestante. Aseguran que no hace falta autorización judicial para estos casos.  


Dos hombres podrán cumplir su sueño de ser padres. A través de un fallo, la Justicia de Río Negro los autorizó a tener hijos mediante el método de maternidad subrogada, más conocido como "alquiler de vientre" y a registrarlos como hijos de ambos.
Mirá también Tuvo un hijo por “alquiler” de vientre y un fallo le otorgó la maternidad
Los futuros papás harán una fecundación in vitro: uno de ellos aportará el esperma y usarán un óvulo proveniente de un banco anónimo. Luego se transferirá ese óvulo fecundado a una amiga de la pareja para que se produzca el embarazo. El tratamiento será realizado por el Centro de Medicina Reproductiva de Bariloche Fertility Patagonia.
Tanto la pareja como la amiga son personas mayores de 30 años y menores de 40. Ellos no están casados, pero hace mucho que viven juntos y tienen una unión convivencial desde hace un año firmada en el Registro Civil.
El procedimiento fue autorizado por la titular del juzgado de familia número siete de Viedma, María Laura Dumpé. Ordenó la inscripción del o los bebés a nombre de los solicitantes y dispuso que los médicos "no inscriban a la madre portadora". En la resolución, estableció que la mujer que dispone su vientre para la gestación "es sólo portante, sin vinculación genética".
Además, la jueza descartó el "concepto de explotación de la madre sustituta" ya que el "objetivo de la gestante es totalmente altruista" y oficia "como vehículo" para cumplir el deseo de los futuros padres, "sin existir por medio una finalidad económica".
"Es la primera vez que se pide la autorización antes de hacer el tratamiento", dijo la jueza a Télam. "Los casos previos que se dieron en otras partes del país fueron los que se habían inscripto a los bebés a nombre de la mamá, y lo que se pedía en esos momentos era el cambio de los datos en las partidas de nacimiento", continuó.
Sin embargo, consultada por Clarín, la abogada especialista de derecho de familia Fabiana Quaini asegura que ya hubo al menos un caso similar donde la autorización se gestionó antes de iniciar el tratamiento. "Fue en Rosario, el fallo del Tribunal Colegiado Nº 7 de la jueza Valeria Víttori. Lo presentaron en el 2014 y salió en el 2015", precisa. Y agrega que tal vez estos dos no sean los únicos: "Puede haber otros en otro lado, hay muchos que ya ni te enterás".
Mirá también Alquiler de vientre: el camino de una pareja hacia sus deseadas hijas

"Ha habido todo tipo de fallos. La mayoría, diría el 99%, se hace una vez que nace el bebé", calcula la abogada, quien en 2013 logró la primera inscripción en el país de una beba nacida por alquiler de vientre. "Ese fue el primero, y después no debe haber menos de 22 fallos", calcula.
Para autorizar el procedimiento, la jueza consideró que el tema en cuestión es "de técnica de reproducción humana asistida, a la que le cabe el principio de legalidad, que hace referencia a que todo lo que no está prohibido, está permitido". Destacó que "el Código Civil no se refiere a la gestión por sustitución y reafirma los derechos de las personas para constituir una familia, así como el interés superior del niño en el que se reconoce a la familia como grupo fundamental de la sociedad y medio natural de crecimiento", garantizándoles la "debida protección legal, conocer a sus padres y ser cuidado por ellos".
Con ese mismo argumento, Quaini subraya que si una pareja quiere tener un hijo por maternidad subrogada en Argentina "no hay que pedir autorización". Explica que "los fallos dicen que como no está prohibido, está permitido. Pero mucha gente y muchos centros médicos lo desconocen o quieren cubrirse las espaldas. Entonces autorizan a hacer algo que no necesita autorización. Si vos vas a tomar un avión para ir a algún lado no necesitás una autorización para viajar. Con esto es lo mismo", compara.
Entonces, ¿por qué hay personas que viajan al exterior, como el caso reciente de Marley? "El problema es tener una portadora. La gente que va a hacerlo a otros países es porque no la tiene. Pero cuando la portadora es alguien cercano a la familia --nosotros hemos tenido hermanas, madres, primas, cuñadas y hasta una abuela-- entonces es fácil", señala la abogada.
Mirá también Comprender la maternidad subrogada
Dumpé destacó que en otros fallos que existen hay una mujer en la pareja, por eso es más fácil gestar. "En este caso no, y ésa es la crítica que se le hace a la no modificación del Código. Dejaron afuera a la pareja de homosexuales varones porque no tienen otra posibilidad de concebir que no sea ésta", remarca.

Asimismo, la magistrada dictaminó la obligación para los progenitores de "informarle de su origen gestacional al bebé cuando adquiera edad y madurez suficiente para entender".
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nuestro comentario, ratificamos una vez más que no es necesario una autorización previa para hacer una gestación por sustitución en Argentina.  En ciertos estados de EEUU hay ordenes previa respecto a la custodia de los niños por nacer, que nada tiene que ver con nuestro sistema legal.  Entiendo que no debe haber interferencia en la vida privada de las personas del poder judicial y que no es necesario autorización para lo que la ley no lo requiere.
Los casos en que ninguno de los padres puede proveer su gameto y nos encontramos en una gestación por sustitución sumado a una donación de embrión, no hay ningun caso aún en Argentina, si sería conveniente una previa decisiónjudicial ya que no hay ligamen genetico de ninguno de los miembros de la pareja o de un hombre o mujer sola.  Estos casos se hacen sin inconveniente en muchos estados de EEUU y en determinadas provincias de Canadá, no así en Ucrania qu está reservado para matrimonios hetersoexuales y donde deben aportar al menos uno de los gametos.  
Fuera de estas situaciones no es necesario previa autorización judicial.